fbpx

Síntomas, diagnóstico y solución para el Colon Irritable

Más del 10% de la población padece de colon irritable o síndrome del intestino irritable y muchos ni siquiera lo saben.

Según datos de un estudio epidemiológico del año 2021, realizado en 26 países aplicando los criterios de Roma IV (criterios que se utilizan para el diagnóstico del colon irritable), la prevalencia global y la española del síndrome del intestino irritable (SII) o lo que es lo mismo el famoso colon irritable, fue del 4,1 y del 4,2%, respectivamente. La relación mujer/hombre es de 2: 1. Lo que quiere decir que por cada dos mujeres hay un hombre que sufre de colon irritable.

El colon irritable o SII supone entre el 10 y el 15 % de las consultas médicas y entre el 25% y el 30% de pacientes son derivados al especialista del aparato digestivo (gastroenterología).

Además, está comprobado que más del 50% de las personas que padecen del colon irritable, están afectados por otros cuadros relacionados con éste, como son:

  • Disbiosis
  • Hiperpermeabilidad intestinal
  • Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)
  • Candidiasis intestinal
  • Gastritis
  • Reflujo gastroesofágico
  • Hipotiroidismo
  • Dolor lumbar
  • Estrés crónico, ansiedad, depresión o ambas.

¿Qué es exactamente el colon irritable o síndrome del intestino irritable (SII)?

El colon irritable o síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno funcional digestivo (TFD). Al ser funcional, no se puede observar empleando técnicas de diagnóstico. Esto quiere decir que no hay estudios clínicos que determinen si una persona padece o no de colon irritable, solo se sabe por descarte.

Se caracteriza por dolor abdominal crónico o recurrente, asociado a alteraciones del hábito intestinal, como diarrea, estreñimiento, o alternancia de ambos; la hinchazón y la distensión abdominal también están presentes de manera frecuente.

¿Por qué se produce el colon irritable o (SII)?

Su causa es claramente procedente del estrés. Y hay 3 tipos de estrés por el cuales sometemos a nuestro organismo.

  1. Estrés nutricional
  2. Estrés físico
  3. Estrés emocional

Para concretar, encontramos 3 factores relacionados estrechamente entre el colon irritable y los diferentes tipos de estrés.

  1. Los alimentos (estrés nutricional). Las personas con colon irritable pueden padecer intolerancias que agravan sus síntomas. Las habituales son: la fructosa, la lactosa y el gluten. 
  2. Se ha observado que la alteración de la microbiota (estrés físico) puede producir fenómenos de microinflamación que aumentan la sensibilidad y repercuten en el funcionamiento del intestino.
  3. Se ha detectado que las emociones (estrés emocional) interfieren también en este trastorno. El estrés continuado o crónico afecta y por eso se aconseja la realización de actividades como la meditación, el ejercicio físico o aplicar técnicas de relajación.

 Síntomas del SII

Las personas que padecen el colon irritable tienen alta sensibilidad en su intestino. Esto hace que algunos factores externos, como la alimentación y las situaciones de estrés, les active una respuesta “dolorosa”.

Hay que tener en cuenta que un mismo alimento puede afectar a una persona con intestino irritable y no a otra que no lo padece. Por otro lado, el estrés afecta a las digestiones de estas personas y no lo hace en otras.

Se suele manifestar de diversas maneras, aunque cada paciente es un mundo:

  1. Hinchazón abdominal
  2. En ocasiones, dolor abdominal a la hora de evacuar a lo que se llaman cólicos intestinales
  3. Gases y flatulencias continuas
  4. Estreñimiento, diarreas o ambas alternas
  5. Otros posibles síntomas relacionados son: anemia, sueño poco profundo, caída del cabello, intolerancias alimentarias, ansiedad, depresión o ambas, sobrepeso o bajo peso, encías ensangrentadas, problemas en la piel, dolor en la zona lumbar, bajadas o subidas de glucosa en sangre y presión arterial baja.

La intensidad de los síntomas puede variar de una persona a otra y en una misma persona a lo largo del tiempo. Estos síntomas, como puedes observar, hacen que el SII afecte considerablemente a la calidad de vida de quienes lo padecen.

Efectos en la salud y el bienestar

La prevalencia de otros trastornos funcionales es más alta en los pacientes con colon irritable, entre los más frecuentes se encuentran: la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, la migraña, la celiaquía subclínica, la cefalea tensional, los síntomas urinarios, la dispareunia y el dolor pélvico crónico.

Esto significa que la población con colon irritable tiene más probabilidades que el resto de sufrir estos trastornos funcionales.

Relación con otras enfermedades inflamatorias intestinales: colitis y Crohn 

Diagnóstico y tratamiento integrativo del síndrome de intestino irritable, SII

Pruebas diagnósticas

Su diagnóstico se establece a partir del cumplimiento de una serie de criterios clínicos basados en los síntomas y en la exclusión de otras entidades orgánicas que actúen de manera similar. 

Los criterios diagnósticos se han establecido en consensos médicos y en comités de expertos y se conocen como los criterios de Roma IV (mayo de 2016). 

Consisten en: 

  1. Presencia de dolor abdominal recurrente, como media, al menos 1 día a la semana en los últimos 3 meses (relacionado con alteraciones en la frecuencia y tipo de deposiciones).
  2. Las molestias deben estar presentes durante los últimos 3 meses y haber comenzado un mínimo de 6 meses antes del diagnóstico. 

El diagnóstico del SII se basa en la presencia de estos criterios clínicos y en la ausencia de anormalidades en las pruebas practicadas.

Como te decía, no se puede observar la sensibilidad o el mal funcionamiento en las pruebas que se emplean habitualmente para detectar problemas digestivos. Por ello, muchos/as pacientes reciben resultados “normales”. Lo que a menudo les genera temor e incertidumbre.

Pruebas a las que se someten estas personas: 

  • Análisis de sangre y heces
  • Biopsias intestinales
  • Pruebas de alergia e intolerancias alimentarias 
  • Exploraciones radiológicas o endoscópicas
  • Gastroscopia, colonoscopia, ecografía o TAC.

Tratamiento

Antes de continuar, quiero decirte que el colon irritable sí se puede tratar, pero, para ello, tendremos que ver al cuerpo como un todo. No podemos separar lo que son las digestiones físicas de las que son emocionales. Ambas influyen en menor o mayor grado según la persona.

Aún así, el desconocimiento sigue siendo considerable en el ámbito de la medicina tradicional, que basa sus tratamientos en el uso de fármacos y el ensayo-error en muchos de los casos.

El motivo es que, aunque cada vez existe mayor acuerdo en la comunidad científica en que es importante determinar las causas, no es sencillo lograrlo. 

Basándome en mis conocimientos y experiencia tratando a personas que padecen del colon irritable, incluida yo misma, he creado un método terapéutico que te muestro a continuación. 

Método AMA (alimentación consciente, mente-cuerpo y autoconocimiento)

El método que sigo desde hace años con mis pacientes permite comenzar a experimentar resultados a las 2 semanas, efectos notables a las 4 y alcanzar una recuperación en 12 semanas. Siempre que se lleve a cabo el tratamiento completo.

Este proceso sigue los siguientes pasos:

  1. Eliminación de los 5 venenos blancos.
  2. Eliminación de productos lácteos de vaca.
  3. Llevar a cabo una dieta sin gluten.
  4. Realizar la combinación de los alimentos para evitar efectos como la fermentación y putrefacción intestinal.
  5. Eliminar de la dieta aquellos alimentos que alteran el sistema nervioso simpático, S.N.S. Estos alimentos contienen: cafeína, purinas, grasas no saludables y metales pesados.
  6. Realizar limpiezas intestinales naturales.
  7. Realizar limpieza hepática natural.

Además, de manera transversal es necesario realizar:

  1. Fitoterapia (tratamiento con extractos de plantas)
  2. Terapia psicosomática (gestión de estrés emocional)
  3. Ejercicios físicos específicos.
  4. Activación del Nervio Vago.
  5. Hipnoterapia clínica

Dieta

La dieta recomendada dentro del Método AMA se basa en el higienismo y la combinación de alimentos por el Higienista  H. M. Shelton (2007).

También tiene sus raíces en las teorías propuestas por el Dr. Hiromi Shinya. La dieta o estilo de vida que aconseja Shinya debe estar basada en alimentos que contienen muchas enzimas (alimentos vivos). Los mejores alimentos son los que «crecen en una tierra fértil, rica en minerales, sin uso de agroquímicos y fertilizantes» , y que se comen inmediatamente después de ser cosechados.

Hábitos saludables

Es muy importante mejorar los hábitos que se relacionan con las causas del colon irritable y con sus síntomas. Lograr el equilibrio de nuestra mente y nuestro cuerpo es clave.

Realizar ejercicio físico, y cuidar nuestra mente a través de actividades saludables en entornos naturales han demostrado ser una verdadera terapia en muchos casos.

Caso real

Conclusión

Como has podido ver, el colon irritable o síndrome del intestino irritable afecta a gran parte de la población mundial. A pesar de ello, no existe consenso en la comunidad científica respecto a sus causas, no existe un tratamiento eficaz para el mismo y muchas personas sufren sus síntomas a diario durante años.

Actualmente, la dieta baja en FODMAP es la más recomendada por profesionales de la salud convencional e integrativa. Y aunque el tratamiento suele ser efectivo, diversos estudios muestran que al menos el 50% de los pacientes recae al cabo de un año. 

Llevo años formándome, experimentando y acompañando a personas que padecen de colon irritable y observando como mi método les permite recuperar su vida. Ese es mi propósito, acompañar a mejorar la vida de personas que, como yo, sufren este trastorno.

¿Te gustaría tratarte con el método AMA?

Si deseas conocer mi diagnóstico y tratar de forma personalizada tu caso a continuación te dejo el siguiente enlace para que puedas ver en qué consiste el método AMA y puedas reservar una llamada (sin costos) donde se te informará de todo al detalle.

Un abrazo.

Tania.

¿Te ha parecido interesante? Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba