fbpx

Beber agua filtrada mejora tu salud digestiva 

Cuidar tu salud digestiva es esencial para que logres un bienestar integral. Por eso, en este artículo voy a hablarte de algo muy importante para lograrlo y que a menudo es pasado por alto: la calidad del agua que consumes y su impacto directo en tu salud digestiva. Y es que, la elección consciente del agua que bebes afecta en tu equilibrio gastrointestinal.

Como sabes, el agua es esencial para la vida: el agua ayuda a disolver los alimentos, transportar los nutrientes por todo el cuerpo y eliminar los residuos. Además, ayuda a mantener el equilibrio de la flora intestinal, que es fundamental para una digestión saludable. Ahora voy a contártelo con detalle, para que te quede claro como el agua de río.

Agua Filtrada y su Influencia en la Salud Digestiva

Elegir agua filtrada va más allá de una moda o de gustos, es una decisión consciente que te ayudará a preservar la salud de tus intestinos. 

¿Por qué es importante beber agua filtrada?

El agua del grifo a menudo tiene impurezas y sustancias no deseadas que, a largo plazo, podrían impactar en tu salud digestiva. Se trata de elementos como el cloro, residuos de productos químicos e impurezas que desequilibran tu microbiota intestinal, y contribuyen a la aparición de problemas como el cólico intestinal y el síndrome de intestino irritable.

Filtrar el agua te ayuda a reducir y eliminar estos contaminantes del agua del grifo, y beneficia tu salud digestiva.

Relación entre el agua y la salud digestiva

La relación del agua con tu salud digestiva se basa en dos cuestiones principales que te cuento a continuación:

Hidratación adecuada

La hidratación es esencial para un sistema digestivo saludable. El agua mantiene la consistencia adecuada de las heces y facilita el movimiento suave a lo largo del tracto gastrointestinal.

Limpieza interna

El agua filtrada actúa como un agente de limpieza natural, eliminando toxinas y residuos del sistema digestivo. Este proceso previene la acumulación de materiales indeseados que pueden desencadenar problemas gastrointestinales.

Estrés oxidativo, microbioma y salud intestinal

Vamos a ver ahora la relación entre estos tres conceptos que tal vez no conoces. Quiero que entiendas qué es cada cosa, pero aún más que comprendas la relación que existe entre estos conceptos.

¿Qué es el estrés oxidativo?

El estrés oxidativo es un desequilibrio entre antioxidantes y radicales libres que puede dañar las células del revestimiento del intestino, debilitando su barrera protectora. Este desequilibrio con frecuencia favorece el crecimiento de microorganismos patógenos o perjudiciales, lo que a su vez puede contribuir a problemas digestivos e inflamatorios. 

En ocasiones produce mayor permeabilidad intestinal, y permite que sustancias no deseadas pasen al torrente sanguíneo. Esto desencadena respuestas inflamatorias y que pueden provocar trastornos gastrointestinales como el síndrome de intestino irritable o la enfermedad inflamatoria intestinal como el Crohn o la colitis ulcerosa.

¿Qué consecuencias tiene el estrés oxidativo sobre la microbiota intestinal?

El desequilibrio oxidativo afecta negativamente la diversidad y la salud general de la microbiota intestinal, es decir, la comunidad de microorganismos beneficiosos que habitan en nuestros intestinos. Cuando el estrés oxidativo daña las células intestinales y debilita la barrera protectora, también puede influir en el ambiente intestinal, creando condiciones menos favorables para el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas. 

Por lo tanto, mantener un equilibrio adecuado entre antioxidantes y radicales libres no solo protege las células intestinales, sino que también preserva la salud y diversidad de la microbiota intestinal, promoviendo así una mejora en la salud intestinal.

El agua alcalinizada previene el estrés oxidativo

El agua filtrada contribuye a reducir el estrés oxidativo al minimizar la presencia de ciertas sustancias que pueden desencadenarlo. Al eliminar contaminantes como el cloro, los metales pesados y otros químicos presentes en el agua del grifo, se reduce la carga de toxinas y elementos que generan radicales libres en el cuerpo. 

Al consumir agua filtrada, se reduce la exposición a estas sustancias que desencadenan el estrés oxidativo, lo que ayuda a mantener un equilibrio más saludable entre los radicales libres y los antioxidantes en el organismo.

El agua y el cuerpo

Hay que tener en cuenta que todos los cuerpos necesitan agua, aunque no todos necesitan la misma cantidad. Factores como la edad, el sexo y el historial médico influyen, además de la etapa de la vida en la que estemos. Normalmente, más del 65 % del cuerpo de una persona adulta es agua, aunque el porcentaje puede ir del 50% al 70%. A medida que envejecemos, el porcentaje va bajando, hasta el 50% cuando llegamos a la tercera edad. Las mujeres adultas tienen menos cantidad de agua porque necesitan tener más grasa corporal, a diferencia de los hombres.

Aquí te muestro el baremo común:

  • Bebés y niños: suelen poseer entre un 70-80% de agua. Cuando cumplen el año esta cantidad baja al 60-70%.
  • Adultos: entre el 50% y el 65%.
  • Ancianos: menos del 50%.

Como siempre digo, teniendo todo esto en cuenta, ¿cómo quieres que se sienta tu cuerpillo?, ¿como un lago o como un río? 

El lago tiene el agua oscura, estancada, mientras que el río es agua en movimiento, clara y con minerales. ¿Qué crees que será mejor para tu salud? Yo tengo claro que el movimiento es lo más saludable, siempre, porque es vida, cambio y evolución.

Esta imagen que te muestro a continuación representa el modo en que las moléculas de agua se ven en función de nuestras vibraciones y estados emocionales. Es muy llamativo, ¿verdad? 

Sobre este tema puedes profundizar a través de este libro que te enlazo y recomiendo, El poder curativo del agua, de Masaru Emoto y Jurgen Fliege.

Consejos para beber agua filtrada

Es muy habitual que las personas que comienzan a consumir agua filtrada noten cambios positivos como mejores digestiones o menor hinchazón abdominal. Esto es algo que llevo tiempo observando y que me permite recomendar su uso como parte del tratamiento de problemas digestivos como el síndrome de intestino irritable y sus variantes como SIBO, Candidiasis, Gastritis, etc.

Si decides comenzar a consumir agua filtrada, quiero compartir contigo algunos consejos que te servirán para aprovechar al máximo sus beneficios:

  1. Mantén siempre el filtro limpio: sigue las instrucciones del fabricante para limpiar el filtro como sea necesario.
  2. Cambia el filtro con regularidad: debes reemplazarlo con regularidad para garantizar que esté funcionando correctamente. Si tienes dudas, consulta las instrucciones del fabricante para saber cuándo reemplazar el filtro.
  3. Bebe agua filtrada durante todo el día: para mantener tu hidratación y aprovechar al máximo los beneficios del agua filtrada.

¿Cómo elegir un filtro de agua?

Si has decidido dar el paso y cuidar más de tu salud intestinal, puedes tener en cuenta los siguientes factores al elegir tu filtro:

  • El tipo de contaminantes que deseas eliminar: Algunos filtros están diseñados para eliminar ciertos contaminantes, como el flúor o los metales pesados. Otros filtros son más completos y pueden eliminar una variedad de contaminantes.
  • La capacidad del filtro: La capacidad del filtro determina cuánta agua puede filtrar antes de que sea necesario reemplazarlo.
  • El coste: Los filtros de agua pueden variar en precio, desde unos pocos euros hasta cientos de euros.

Yo opto por utilizar jarras para filtrar el agua de grifo, de la marca Alkanatur. Si tomas la misma decisión que yo, te dejo un cupón para que aproveches un descuento: TANIAPINA

Me decanté por esta marca, ya que tienen todos los certificados y normas ISO sobre la calidad del agua tras ser filtrada, además, la jarra para filtrar agua de Alkanatur, es de plástico totalmente libre de disruptores endocrinos, certificada por el Instituto de Investigación Biosanitaria, perteneciente a la Universidad de Granada (Doctor Nicolás Olea).

Da un paso consciente por tu salud

Elegir agua filtrada va más allá de una preferencia personal; es una elección consciente para cuidar de tu salud digestiva. Al incorporar este hábito en tu estilo de vida, das un paso esencial hacia un equilibrio gastrointestinal mejorado.

Como experta en alimentación consciente y tratamientos en medicina integral para problemas digestivos, sé que cada elección, incluso la del agua que bebemos, tiene un impacto significativo en nuestra salud global. Hagamos de la hidratación consciente un pilar en nuestro camino hacia la salud integral.

Fuentes consultadas

  1. Nutrients in Drinking Water Water, Sanitation and Health Protection and the Human Environment World Health Organization Geneva. WHO Library. Cataloguing-in-Publication Data. World Health Organization 2005  
  2. Lafuente, A., et al. (2017). Evaluación de los potenciales efectos beneficiosos del agua alcalina ionizada Alkanatur en la diabetes. [Blog post]. Alkanatur.
  3. Emoto, M., & Fliege, J. (2006). El poder curativo del agua. LIBROS SINGULARES.

¿Te ha parecido interesante? Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio