fbpx

Cómo fabricar la hormona de la felicidad de forma natural

Pasamos toda la vida buscando la felicidad y el bienestar, y resulta que hay una hormona clave que juega un papel importante en ello: la serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad. Y lo mejor es que no necesitamos depender solo de medicamentos para aumentarla, ¡podemos fabricar serotonina de forma natural! 

En este artículo te muestro cómo hacer pequeños cambios en tu rutina diaria para aumentar tus niveles de serotonina. Desde elegir los alimentos adecuados hasta hacer ejercicio.

¡Prepárate para generar tu propia felicidad a través de simples cambios en tu día a día!

Se ha observado que existe una relación entre la serotonina y el síndrome de intestino irritable. Aproximadamente el 90 % de la serotonina en el cuerpo se encuentra en el sistema digestivo.

Relación del SII y la serotonina

En el síndrome de intestino irritable, se ha observado que hay alteraciones en el procesamiento y la regulación de la serotonina en el intestino. Algunos estudios han sugerido que las personas con SII pueden tener niveles anormales de serotonina en el intestino. Estos desequilibrios afectan la motilidad intestinal, la sensibilidad al dolor y la función del sistema nervioso entérico, que es el sistema de nervios que controla el funcionamiento del intestino.

Se ha observado que los pacientes con síntomas graves del síndrome del intestino irritable (SII) presentan niveles notablemente reducidos de triptófano, el componente fundamental para la síntesis de serotonina. En contraste, aquellos con síntomas menos graves y los sujetos de control muestran niveles de triptófano más elevados.

Qué es el SII (o colon irritable) y qué es la serotonina

Vamos a verlo por separado, en primer lugar.

Síndrome de intestino irritable o colon irritable

El SII es un trastorno gastrointestinal que afecta el funcionamiento del intestino, y causa síntomas como dolor abdominal y cambios en los hábitos intestinales. Para saber más, puedes echar un vistazo a este artículo sobre el intestino irritable.

Serotonina

La serotonina es una sustancia química de nuestro cuerpo y cumple un papel muy importante en nuestro bienestar. Se conoce también como la «hormona de la felicidad» porque está relacionada con nuestro estado de ánimo y emociones positivas.

¿Cómo funciona e influye en nuestro bienestar la serotonina?

Imagina que nuestro cuerpo es como una fábrica y la serotonina es una de las moléculas que se produce en esa fábrica. La serotonina actúa como un mensajero, transmitiendo señales entre las células nerviosas de nuestro cerebro. Ayuda a regular muchas funciones, como el estado de ánimo, el sueño, el apetito y la memoria.

Cuando los niveles de serotonina son adecuados, nos sentimos más felices y en equilibrio. Por otro lado, si los niveles de serotonina son bajos, podemos experimentar cambios de humor, tristeza e incluso problemas para dormir o controlar nuestro apetito.

¿Por qué se produce esta relación entre SII y la serotonina?

La serotonina está relacionada con el síndrome de intestino irritable porque juega un papel importante en la forma en que nuestro intestino funciona. En las personas con SII, hay cambios en la forma en que se produce y se utiliza la serotonina en el intestino, lo que puede contribuir a síntomas como dolor de estómago y cambios en los patrones de evacuación.

Recuerda que la serotonina es como un mensajero que envía señales entre las células nerviosas del intestino. En el SII, estos mensajes pueden volverse un poco «confusos», lo que causa problemas en la forma en que el intestino se mueve y procesa los alimentos.

Síntomas del síndrome de intestino irritable

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero los más habituales incluyen:

  • Dolor abdominal.
  • Alternancia entre períodos de estreñimiento y de diarrea
  • Hinchazón o sensación de distensión abdominal.
  • Alteraciones en la consistencia de las heces.

Además, el SII puede presentar síntomas adicionales, como fatiga, ansiedad, depresión y trastornos del sueño.

Efectos en la salud y el bienestar de la falta de serotonina

Un bajo nivel de serotonina en el organismo puede tener varios efectos en la salud y el bienestar. Te muestro algunos de ellos:

  1. Cambios en el estado de ánimo: aparición de síntomas de depresión, ansiedad y tristeza.
  2. Problemas del sueño: puede alterar el ciclo del sueño, causar dificultades para conciliar el sueño, despertares nocturnos frecuentes o un sueño no reparador.
  3. Cambios en el apetito y el peso: aumento del apetito, especialmente por carbohidratos y alimentos ricos en azúcares, lo que puede contribuir al aumento de peso.
  4. Problemas digestivos: síntomas gastrointestinales como el síndrome de intestino irritable, dolor abdominal, diarrea o estreñimiento.
  5. Disminución de la libido, menor interés en el sexo.
  6. Falta de motivación y energía: sensación general de apatía y una falta de energía.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden estar asociados con varios trastornos y condiciones, y no todos los casos de estos síntomas se deben a bajos niveles de serotonina.

Factores que afectan a la producción y nivel de serotonina

Varios factores pueden afectar a los niveles de serotonina en el organismo. Aquí te menciono algunos de los principales:

  1. Dieta: consumir alimentos ricos en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, puede ayudar a aumentar sus niveles. Algunos alimentos que contienen triptófano incluyen el pavo, pollo, salmón, nueces, semillas, plátanos y productos lácteos.
  2. Exposición a la luz solar: ayuda a estimular la producción y liberación de serotonina en el cerebro. Pasar tiempo al aire libre durante el día, sobre todo a primeras horas, puede ayudar a mantener niveles adecuados de serotonina.
  3. Ejercicio físico: durante la actividad física se liberan endorfinas y se estimula la producción de serotonina.
  4. Sueño adecuado: es importante para mantener niveles equilibrados de serotonina. Al contrario, la falta de sueño o el sueño interrumpido pueden afectar negativamente.
  5. Estrés y manejo emocional: el estrés crónico puede agotar los niveles de serotonina en el cerebro. Aprender técnicas de manejo del estrés, como la meditación, la relajación o el contacto social, puede ayudar a reducir el estrés y mantener niveles saludables de serotonina.

Diagnóstico y tratamiento integrativo 

Pruebas para conocer el nivel de la hormona de la felicidad

La medición directa de los niveles de serotonina en el cerebro es un proceso complicado y generalmente se realiza en un entorno clínico o de investigación. Sin embargo, no es una práctica común en el ámbito clínico debido a su invasividad y complejidad.

Para evaluar los niveles de serotonina en el cuerpo de manera indirecta, se pueden utilizar pruebas como:

  1. Análisis de sangre: para medir los niveles de serotonina en el torrente sanguíneo. Aunque estos niveles pueden no reflejar directamente los niveles de serotonina en el cerebro, ya que la serotonina es producida y utilizada en diferentes partes del cuerpo.
  2. Muestreo de orina: al igual que con los análisis de sangre, estos niveles pueden no reflejar directamente los niveles en el cerebro.

Aumento natural del nivel de serotonina

Vamos a ver cómo puedes contribuir a que aumente tu serotonina con cambios en tus rutinas diarias y de manera 100% natural.

Alimentación equilibrada

Una dieta rica en nutrientes es fundamental para promover la producción de serotonina. Incluye alimentos como plátanos, nueces, semillas de chía, aguacates, pescados grasos (salmón, sardinas), huevos, lácteos, espinacas y alimentos ricos en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina.

Ejercicio físico regular

La actividad física regular estimula la liberación de endorfinas y serotonina en tu cerebro, lo que contribuye a mejorar tu estado de ánimo. Al menos 3 veces a la semana: sal a caminar, a correr o nadar, practica pilates o cualquier otra forma de ejercicio.

Exposición a la luz solar

Ayuda a regular los niveles de serotonina en el cerebro. Pasa tiempo al aire libre todos los días, especialmente en las primeras horas de la mañana.

Meditación y técnicas de relajación

La respiración profunda y otras técnicas reducen el estrés y promueven un estado de calma que puede aumentar tus niveles de serotonina. Dedícate tiempo, si es posible a diario.

Sueño de calidad

Crear un ambiente propicio para dormir. Evita factores que interrumpan tu descanso: cafeína antes de dormir o el uso excesivo de dispositivos electrónicos.

Relaciones sociales y apoyo emocional 

Mantén conexiones sociales positivas y recibe apoyo emocional de amigos y seres queridos. 

Practicar actividades placenteras

Realiza actividades que te generen alegría: escuchar música, leer, pintar, bailar o cualquier hobby.

Método AMA (alimentación consciente, mente-cuerpo y autoconocimiento)

Como has visto, la producción de la serotonina está determinada por factores que puedes controlar de un modo natural. Además, tiene relación directa con el síndrome de intestino irritable y algunos de sus principales síntomas.

Por ese motivo, el método AMA, que es eficaz para el SII lo es también para ayudarte a regular tus niveles de serotonina. Notarás los primeros efectos de inmediato.

¿Cómo se aplica el Método AMA? 

Los pasos son:

  1. Eliminación de los 5 venenos blancos.
  2. Retirada de los productos lácteos de origen animal vacuno.
  3. Dieta sin gluten.
  4. Combinación adecuada de alimentos.
  5. Eliminación de alimentos que alteran el sistema nervioso simpático.
  6. Limpiezas intestinales naturales.
  7. Limpieza hepática natural.

Además, incorpora enfoques complementarios como fitoterapia, terapia psicosomática, ejercicios específicos, estimulación del nervio vago e hipnoterapia clínica. 

Conclusión

La serotonina desempeña un papel fundamental en nuestro bienestar emocional y físico. Si bien medir directamente los niveles de serotonina en el cerebro puede ser complejo, existen diversas formas naturales de influir en su producción y equilibrio en el cuerpo. Al hacer cambios simples en nuestra rutina diaria, como seguir una dieta equilibrada, practicar ejercicio regularmente, disfrutar de la luz solar y manejar el estrés, podemos estimular la producción de serotonina de manera natural

(H3) Fuentes consultadas

Chojnacki, C., Błońska, A., Kaczka, A., Chojnacki, J., Stępień, A., & Gąsiorowska, A. (2018). Evaluation of serotonin and dopamine secretion and metabolism in patients with irritable bowel syndrome. Department of Gastroenterology, Medical University of Lodz, Łódź, Poland.

¿Te ha parecido interesante? Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio