fbpx

SIBO o sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

 El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado  en cifras

Se estima que hasta un 35% de la población general puede padecer SIBO. Y la prevalencia puede aumentar hasta el 80-90% en pacientes con Síndrome del Intestino Irritable o con Síndrome de Fatiga Crónica.

De hecho, a día de hoy su incidencia está aumentando.

Otros datos relevantes sobre el SIBO:

  • Hasta el 20% de los sujetos control, o personas que parecen saludables, pueden tener SIBO. Según indican las pruebas de aliento.
  • Hoy en día, las pruebas más utilizadas para su diagnóstico tienen tasas bastante altas de falsos negativos.
  • Diversos estudios muestran que al menos el 50% de los pacientes recae al cabo de un año tras recibir tratamiento.

Estos datos y otras informaciones que comparto a lo largo de este artículo, muestran que el tratamiento del SIBO necesita ir más allá del enfoque clásico de “hay una bacteria, la encuentro y la mato”.

Hay que abordar la causa (o causas) que lo origina o el factor que nos predispone a padecerlo.

Qué es el Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado (SIBO)

Consiste en un aumento excesivo de las bacterias que viven en el intestino delgado. Las bacterias del intestino grueso migran al intestino delgado y colonizan zonas en las que no deberían estar, al menos, de manera tan abundante. Cuando la comida llega a esta zona, es fermentada por estas bacterias.

Otra forma de explicarlo es que se desarrolla SIBO cuando se alteran los mecanismos homeostáticos normales que controlan las poblaciones de bacterias.

Los dos procesos que predisponen más al crecimiento excesivo de bacterias, son:

  1. la secreción disminuida de ácido gástrico
  2. la dismotilidad del intestino delgado

Clases de SIBO:

Se han clasificado 3 tipos de SIBO:

  • Hidrógeno: se produce cuando hay proliferación excesiva de bacterias, con aparición de diarreas, hinchazón abdominal postprandial inmediata (justo después de comer) y delgadez.
  • Metano: sobrecrecimiento de arqueas metanógenas. Los síntomas asociados son estreñimiento, gases con olor fuerte, hinchazón al cabo de un rato tras comer.
  • Sulfuro de hidrógeno: este tipo de SIBO aún está en líneas de investigación, no existe un análisis directo para determinarlo. Se trata de bacterias que forman grandes cantidades de sulfuro de hidrógeno.

Por qué se produce el SIBO

Sus causas pueden agruparse en 4 grupos:

  1. Dismotilidad intestinal.
  2. Alteraciones anatómicas.
  3. Alteración en el complejo motor migratorio (CMM)
  4. Otras causas

1. Dismotilidad intestinal

  • Falta de actividad física/sedentarismo
  • Edad avanzada
  • Patologías: diabetes, obesidad, hipertensión, celiaquía, enfermedad inflamatoria intestinal, hipotiroidismo, enfermedades degenerativas como esclerosis múltiple, etc.
  • Estreñimiento
  • Dietas pobres en fibra

2. Alteraciones anatómicas

Alteraciones en la válvula ileocecal que separa el intestino grueso del intestino delgado que queda abierta.

Causas:

  • Cirugías intestinales.
  • Síndrome del intestino corto que curse con ausencia de esta válvula.
  • Problemas estructurales dentro y alrededor del intestino delgado.
  • Enfermedades Inflamatorias Intestinales (Crohn, Colitis Ulcerosa)
  • Estrés.
  • Síndrome del asa ciega: cuando parte del intestino delgado crea una especie de bolsa donde se almacenan los alimentos, siendo un ambiente ideal para que proliferen las bacterias.

Puede producirse por:

  1. Cirugías (By-Pass gástrico, gastrectomía, etc.).
  2. Diverticulosis.
  3. Radioterapia.
  4. Adherencias intestinales
  5. Fístulas.
  6. Etc.

3. Alteración en el complejo motor migratorio (CMM)

El CMM es el conjunto de movimientos de limpieza y vaciado que ocurren en el estómago y el intestino delgado cuando no estamos comiendo. Su función es mantener la luz del intestino delgado limpia de residuos procedentes de los alimentos, disminuyendo el riesgo de sobrecrecimiento.

4. Otras causas:

  • Alteraciones de PH, por disminución o falta de ácido clorhídrico .
  • Deficiencia de enzimas digestivas o bilis.
  • Infección por Helicobacter Pylori.
  • Las gastroenteritis son una causa importante de SIBO.
  • Otras enfermedades autoinmunes como hipotiroidismo, diabetes tipo I, también pueden causar esos problemas en la motilidad intestinal.
  • Determinados tipos de medicamentos y alteraciones anatómicas, también pueden estar relacionadas con el origen del SIBO.

Síntomas del SII

El SIBO está asociado con diversos síntomas que se superponen y varían en frecuencia, duración y gravedad:

  • Hinchazón. Distensión abdominal, síntoma más habitual
  • Molestias o dolor abdominal
  • Gases
  • Diarrea/estreñimiento
  • Eructos
  • Ardor
  • Reflujo
  • Mala absorción de nutrientes: uno de los más comunes es el hierro
  • Pérdida del apetito
  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Sensación incómoda de saciedad después de comer
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Malnutrición
  • Otros síntomas no digestivos: mareos, confusión mental, picores, dolores de cabeza y musculares, fatiga, alteración del estado anímico.

Los síntomas del SIBO son muy inespecíficos. De una persona a otra varían mucho, y pasa lo mismo con algunos tratamientos, que tienen efectos diferentes. Sobre todo los basados en el uso de antibióticos.

Además, se trata de síntomas digestivos que aparecen también en otras patologías, como el colon irritable, la enfermedad celíaca, colitis ulcerosa, Chron, etc.

Efectos en la salud y el bienestar

El SIBO suele provocar una serie de intolerancias alimentarias: a la fructosa, al sorbitol, a la lactosa, o en general a los Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles (FODMAPs). También intolerancia a la histamina o a los oxalatos. Las intolerancias desarrolladas son muy individuales.

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado puede causar problemas como:

  • Malabsorción de grasas, carbohidratos y proteínas. Las sales biliares, que normalmente se necesitan para digerir las grasas, se descomponen por el exceso de bacterias en el intestino delgado, lo que genera una digestión incompleta de las grasas y diarrea.

Los productos bacterianos también pueden dañar el revestimiento mucoso (mucosa) del intestino delgado, lo que genera una menor absorción de carbohidratos y proteínas.
Los compuestos producidos por la descomposición bacteriana de los alimentos estancados también pueden desencadenar diarrea, malnutrición y pérdida de peso.

  • Deficiencia de vitaminas. Como resultado de la absorción incompleta de las grasas, tu cuerpo no puede absorber completamente las vitaminas liposolubles A, D, E y K. Las bacterias del intestino delgado sintetizan y utilizan la vitamina B-12, que es esencial para el funcionamiento normal de tu sistema nervioso y la producción de células sanguíneas y ADN.
    El crecimiento excesivo de las bacterias puede dar lugar a una deficiencia de B-12 que puede provocar debilidad, fatiga, hormigueo y entumecimiento en las manos y los pies y, en casos avanzados, confusión mental. El daño a tu sistema nervioso central resultante de la deficiencia de B-12 puede ser irreversible.
  • Huesos debilitados (osteoporosis). Con el tiempo, el daño al intestino producido por un crecimiento bacteriano anormal provoca una absorción deficiente de calcio y, a la larga, puede derivar en enfermedades óseas, como la osteoporosis.
  • Cálculos renales. La absorción deficiente de calcio también puede provocar, tarde o temprano, cálculos renales.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de SIBO incluyen:

  • Cirugía gástrica para tratar la obesidad o las úlceras
  • Un defecto estructural en el intestino delgado
  • Una lesión en el intestino delgado
  • Una vía de paso anormal (fístula) entre dos segmentos del intestino
  • Enfermedad de Crohn, linfoma intestinal o esclerodermia que compromete el intestino delgado
  • Antecedentes de radioterapia en el abdomen
  • Diabetes
  • Diverticulosis en el intestino delgado
  • Adherencias causadas por una cirugía abdominal previa.

Diagnóstico y tratamiento integrativo del SIBO

Pruebas diagnósticas

El estándar de oro para un diagnóstico de SIBO es la presencia de ≥103 unidades formadoras de colonias por mililitro (UFC/mL) de aspirado yeyunal por cultivo.

Sin embargo, la aspiración es invasiva y costosa y requiere un gastroenterólogo experto. Además, pueden existir errores de muestreo dado que sólo se puede aspirar un pequeño segmento del intestino delgado, dejando el resto sin explorar.

Actualmente lo más utilizado es una prueba de aliento para evaluar el crecimiento excesivo de microbios en el intestino. El test de hidrógeno (H2) y el test de metano (CH4), los cuales son gases producidos exclusivamente por el metabolismo microbiano y se exhalan en la respiración.

Dos de los sustratos de carbohidratos más comunes utilizados para la prueba del aliento son la glucosa y la lactulosa. Actualmente no hay consenso sobre el uso de lactulosa o glucosa en las pruebas de aliento. La prueba de aliento con lactulosa está limitada por sus posibles tasas de falsos positivos en pacientes con alta motilidad, y es posible que la prueba de aliento con glucosa no detecte adecuadamente SIBO en el intestino distal, ya que se absorbe fácilmente en el intestino delgado proximal. Se necesitan más estudios de validación para la estandarización.

Es fundamental hacer un abordaje integral de la persona, evaluando su contexto, todo los síntomas y su estado pasado y actual de salud.

Tratamiento

Existen estudios científicos sobre el análisis de nuestra microbiota intestinal en relación a la salud integral. Porque está demostrado que influye no sólo en el tránsito intestinal, sino que tiene un vínculo directo con el sistema inmune, nervioso, endocrino, etc.

Antes de continuar, déjame decirte que el SIBO sí se puede tratar.

A pesar de ello, el desconocimiento sigue siendo amplio en el ámbito de la medicina tradicional que basa sus tratamientos en el uso de fármacos que eliminan la bacteria sin llegar a la causa y abordarla.

El tratamiento del SIBO varía mucho, como decía antes. En función de los síntomas, se pueden indicar distintos tipos de dietas para ayudar a reducir los gases, los dolores, la hinchazón, etc. Una de las más comunes es la dieta baja en FODMAPs, pero no es la única.

Pero la dieta, por sí sola, no puede resolver el SIBO en adultos (en algunos menores sí es suficiente). La medicina tradicional recurre en esos casos a la administración de antibióticos. La evolución de los pacientes es muy variable, en un tercio de los casos, tras un ciclo de antibióticos el problema se resuelve de manera definitiva, pero en otros casos puede haber recaídas que tardarán más o menos tiempo en desaparecer.

Porque no se tienen en cuenta los demás factores que influyen en la aparición del SIBO.

Basándome en mis conocimientos y experiencia tratando a personas que sufren SIBO crónico, he creado un método terapéutico que te presento a continuación sin necesidad de usar medicamentos ni dieta baja en FODMAP.

Método AMA (alimentación consciente, mente-cuerpo y autoconocimiento)

                    

El método que sigo desde hace años con mis pacientes permite comenzar a experimentar resultados a las 2 semanas, efectos notables a las 4 y alcanzar una recuperación en 12 semanas. Siempre que se lleve a cabo el tratamiento completo.

Este proceso sigue los siguientes pasos:

  1. Eliminación de los 5 venenos blancos.
  2. Eliminación de productos lácteos de origen animal vacuno.
  3. Llevar a cabo una dieta sin gluten.
  4. Realizar la combinación de los alimentos para evitar efectos como la fermentación y la putrefacción intestinal.
  5. Eliminar de la dieta aquellos alimentos que alteran el sistema nervioso simpático, S.N.S. Estos alimentos contienen: cafeína, purinas, grasas no saludables y metales pesados.
  6. Realizar limpiezas intestinales naturales.
  7. Realizar limpieza hepática natural.

Además, de manera transversal es necesario realizar:

  1. Fitoterapia
  2. Terapia psicosomática
  3. Ejercicios físicos específicos.
  4. Activación del Nervio Vago.
  5. Hipnoterapia clínica

Hábitos saludables

Es muy importante mejorar los hábitos que se relacionan con las causas del SIBO.

Por ejemplo:

  • Evitar una vida sedentaria realizando ejercicio.
  • Cuidar el bienestar emocional a través del cuidado de la salud mental, practicando meditación o yoga.

Conclusión

El SIBO es una patología intestinal compleja que comprende múltiples sintomatologías y afecta a nivel físico y psicológico a las personas.

Llevo años formándome, experimentando y acompañando a personas que padecen SIBO, observando como mi método les permite recuperar su vida. Ese es mi propósito, acompañar a mejorar la vida de personas que, como yo, sufren este trastorno.

Recuerda escuchar las señales que te da tu cuerpillo, intenta conectar contigo (respiraciones y meditaciones) y trata buscar apoyo profesional de la salud para que pueda acompañarte en tu proceso.

¿Te gustaría tratarte con el método AMA?

Si deseas conocer mi diagnóstico y tratar de forma personalizada tu caso a continuación te dejo el siguiente enlace para que puedas ver en qué consiste el método AMA y puedas reservar una llamada (sin costos) donde se te informará de todo al detalle.

QUIERO SABER MÁS SOBRE EL MÉTODO AMA

Fuentes consultadas:

Rao SSC, Bhagatwala J. Small Intestinal Bacterial Overgrowth: Clinical Features and Therapeutic Management. Clin Transl Gastroenterol. 2019 Oct;10(10): e00078. doi: 10.14309/ctg.0000000000000078. PMID: 31584459; PMCID: PMC6884350.

Ren X, Di Z, Zhang Z, Fu B, Wang Y, Huang C, Du Y. Chinese herbal medicine for the treatment of small intestinal bacterial overgrowth (SIBO): A protocol for systematic review and meta-analysis. Medicine (Baltimore). 2020 Dec 18;99(51): e23737. doi: 10.1097/MD.0000000000023737. PMID: 33371127; PMCID: PMC7748159.

Rodrigo Quera P1,2, Eamonn MM Quigley3, Ana María Madrid S1. Small intestinal bacterial overgrowth. An update. Rev Méd Chile 2005; 133: 1361-1370

Takakura W, Pimentel M. Small Intestinal Bacterial Overgrowth and Irritable Bowel Syndrome – An Update. Front Psychiatry.2020;11:664. Published 2020 Jul 10. doi:10.3389/fpsyt.2020.00664

¿Te ha parecido interesante? Compártelo

1 comentario en “SIBO o sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba